Wednesday 13, Dec 2017

BannerPrincipal

¿Es posible regañar a los hijos sin traumatizarlos?

Regañar a los hijos es uno de los actos más comunes en el día a día de una familia, sin embargo, para los padres no es una tarea que quisiera hacer y nunca será una tarea fácil, después de un regaño queda un sentimiento de tristeza, culpa o sensibilidad que nos afecta. La mala noticia... es que siempre tendremos que modificar aquellas conductas de nuestros hijos que de alguna manera no son aceptables para la familia, sociedad o para ellos, la buena noticias… es que hay formas de modificar esta conducta racional y calmadamente, con amor y mucho respeto, de manera que las emociones y el bienestar tanto de los hijos como de las padres se vean afectados.Regañando a tus hijos


Aquí te damos algunos trucos para regañar a tus hijos de manera efectiva y sin traumas:

  1. La regla de oro…¨Nunca pierdas la calma¨, por muy molesto que estés, respira profundo y cálmate primero, no grites, no te dejes llenar de ira, recuerda que lo más hermoso de tu vida son tus hijos, así que no los llenes de violencia, se valiente y rompe los esquemas que quizás tengas, ¡claro que se puede! Solamente inténtalo porque vale la pena y verás que después se volverá un buen hábito.
  2. Evita el chantaje emocional. Es usual que los padres tengamos expresiones como… ¨Si no haces esto no te voy a querer más” o ¨Si no haces aquello estaré muy triste¨. Ese tipo de comentarios donde los padres administramos el amor hacia nuestros hijos no son sanos, además, no son ciertos, estemos claros: Nuestros hijos siempre serán nuestros hijos y sin importar nada siempre los vamos a amar. Lo que si podemos hacer es decirle las verdaderas consecuencias de sus actos… Por ejemplo: Si no vas al colegio y haces tus tareas no aprenderás y tendrás que repetir el año escolar… ¡Eso es una realidad! Si repite el año escolar tu no lo vas a dejar de querer, quizás te molestarás pero igual lo vas a amar.
  3. Regaña a tus hijos en el momento adecuado, lo ideal es que lo reprendas cuando está ocurriendo el hecho que deseas corregir, sin embargo, también hay que tomar en cuenta las circunstancias. Si el niño está con todos sus amigos y tu crees que se puede avergonzar frente a los demás, es preferible detener la situación que lo puede afectar, hacerle saber con un pequeño comentario que esta mal hecho y que cuando sea el momento oportuno lo van a discutir.
  4. Nunca le digas a tu hijo que se porta mal, que no puede hacerlo, que es difícil, que no aprende… Es importe resaltar todas las cualidades y nunca las debilidades, hay que enseñarle lo fuerte que es, lo bien que hace las cosas y los éxitos que puede lograr. Afianzar las cosas buenas y recalcar las cosas malas. Eso lo prepara que sea optimista y siempre emprender retos porque si los puede lograr.
  5. No compares a tus hijos con nadie. Cada quién es único y especial, cuando lo comparas les restas autenticidad, los etiquetas y los encajonas en situaciones que pueden ser desfavorecedoras, así que déjalos ser, porque siendo ellos mismos serán grandes.
  6. Que tus hijos te comprendan puede que no sea tarea fácil pero es muy necesaria. Lo ideal es que tus hijos no te perciban como autoritario, sino que logres que ellos comprendan el porque de las situaciones. Explícales los efectos y el porqué de las cosas
  7. Trata de dosificar los regaños, no lo utilices como método para mantenerlos controlados. Regañar debe ser la respuesta para modificar una conducta determinada y no un método de control. Si los regañas por todo, este perderá efectividad y cuando realmente lo necesites no tendrá la fuerza que se requiere.
  8. Debes ser constante en todo, los niños deben percibir coherencia en tus acciones. Si lo regañas por algo determinado, cada vez que ocurra debes hacerlo, de lo contrario no estarán claras las reglas y puedes confundirlo.
  9. Por muy cansado que este, nunca le digas: ¨Déjame en paz…¨ Nosotros debemos ser su inspiración, su pilar, su punto de apoyo y cuando ellos nos buscan es porque realmente nos necesitan. ¨No llores¨ es importante que el niño aprenda a manejar sus emociones y llorar es parte de ellas, así que déjalo llorar, simplemente consuélalo y explícale que es normal estar triste pero que debe superarlo. Es importante que como padres ayudemos a nuestros hijos a enfrentar los sentimientos, entre ellos el miedo, la tristeza, la alegría, en fin, es importante enseñar a equilibrar las emociones.
  10. "¡Apúrate!" esta es una de las palabras más usadas en el hogar, pero ojo… Cuidado con el tono de voz, aunque ellos tienen responsabilidades nosotros somos los adultos. Si te cuesta que se levanten para ir al colegio, entonces en lugar de apurarlos y dejarlos dormir más en la mañana, acuéstalos más temprano y levántalos más temprano para que estén todos más relajados.
  11. Se honesto con tus hijos. Diles de buena manera cuando hacen las cosas mal y también no los sobre califiques cuando hacen las cosas bien. Terminar su desayuno no puede ser un hecho de exaltar a menos que tenga problemas de alimentación, hacer la tarea tampoco debe ser una hazaña, eso es su deber y solo el hecho de hacerla no representa algo que celebrar. Puedes celebrar cuando saca la mayor calificación o logra un éxito luego de un gran esfuerzo, pero no por cualquier cosa, ya que alabarlo todo el tiempo puede que pierda proporción y no intente avanzar con mayores retos.

 

Ser padres no es tarea fácil, pero es hermosa... disfrútala, que vale la pena

Zaba

Website: