Wednesday 13, Dec 2017

BannerPrincipal

Entre Risas y Regaños...

Meriendas de éxito para tus hijos: Escuela con sabor

Uno de los principales afanes de los padres durante todo el año escolar tiene que ver con las meriendas de sus hijos, surgen las preocupaciones de rigor como ¿Qué le preparo hoy? o se va a cansar de comer siempre lo mismo, esto o aquello es muy grasoso o no encuentro que otra cosa mandarle de merienda y en fin, se requiere de mucha creatividad para que las meriendas que prepares sean todo un éxito ;-)

Tips para afrontar el “drama” del regreso a clases

Se terminaron las vacaciones escolares y con su finalización, comenzó el “corre, corre” de los padres para llevar diariamente al colegio a sus hijos; es, aparentemente, una rutina muy simple, pero la verdad que no lo es. El regreso a clase no solo implica llevar los niños al colegio a las 7:00 y recogerlos al mediodía, sino también lidiar con el “trauma” que representa para ellos levantarse temprano, dejar los videojuegos para hacer las tareas, ir a los parques, piscinadas, visitar amiguitos y pasar el tiempo sin ninguna preocupación.

¿Es posible regañar a los hijos sin traumatizarlos?

Regañar a los hijos es uno de los actos más comunes en el día a día de una familia, sin embargo, para los padres no es una tarea que quisiera hacer y nunca será una tarea fácil, después de un regaño queda un sentimiento de tristeza, culpa o sensibilidad que nos afecta. La mala noticia... es que siempre tendremos que modificar aquellas conductas de nuestros hijos que de alguna manera no son aceptables para la familia, sociedad o para ellos, la buena noticias… es que hay formas de modificar esta conducta racional y calmadamente, con amor y mucho respeto, de manera que las emociones y el bienestar tanto de los hijos como de las padres se vean afectados.

Los niños y la TV

Los estudios han demostrado que la televisión impacta de manera negativa el desarrollo cerebral de los niños pequeños. Es por eso que es recomendable esperar a que tu nene tenga 2 años para que empiece a ver televisión.

Si dejas que tu niño vea un programa de televisión tras otro, su cerebro puede ponerse en piloto automático. De manera que si decides permitir que la vea, procura que sea por un tiempo limitado y pídele a tu niño que elija un programa en particular.